La prensa y los papeleritos en los murales pintados por Osvaldo Barra en Palacio de Gobierno de Aguascalientes: una respuesta a las críticas de El Sol del Centro

Alain Luévano Díaz, Luiciano Ramírez Hurtado

Resumen


En uno de los segmentos del mural La Feria de San Marcos, del Palacio de Gobierno de Aguascalientes, realizado entre 1962 y 1963, el pintor chileno Osvaldo Barra plasmó un detalle que ofrece una doble lectura: mientras en el casino se apuestan enormes cantidades de monedas de oro, una pieza de metal es ofrecida como limosna a una mujer con un bebé resguardado en su rebozo y dos famélicos niños –uno de ellos con un ejemplar del diario El Sol– alzan los brazos clamando caridad; éstos representan las decenas de pequeños voceadores de periódicos de Aguascalientes, conocidos en esa época como “papeleritos”. A primera vista, es un reproche por el mínimo apoyo que se destinaba a la beneficencia pública, a pesar de las enormes ganancias que dejaba el juego. Pero también es una crítica velada del artista al periódico local de la Cadena García Valseca, que utilizaba a los vendedores como arma en su guerra periodística, tanto en Aguascalientes como en sus decenas de periódicos en el país. Además, el detalle pictórico que guarda relación con otro plasmado en el mural Aguascalientes en la Historia, realizado en 1961 por el mismo pintor, es una respuesta a la empresa periodística, que se empeñó en hacer una campaña de desprestigio al trabajo del artista chileno, en lo particular, y al gobierno de Luis Ortega Douglas, patrocinador de la obra mural, en lo general, quien enfrentó una fuerte crítica durante prácticamente todo su sexenio, de 1956 a 1962. 


Palabras clave


prensa; voceadores; muralismo; García Valseca; Aguascalientes

Texto completo:

PDF

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.




Copyright (c) 2016-2017 Caleidoscopio - Revista Semestral de Ciencias Sociales y Humanidades